8 maneras de combatir el problema de las altas tasas APR

Encuentre soluciones para minimizar los intereses de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son conocidas por tener altas tasas de interés anual (APR, por sus siglas en inglés) en comparación con otros tipos de crédito. En condiciones económicas normales, las tasas promedio oscilan entre el 19.99% y el 20.99%. A tasas tan altas, puede ser casi imposible pagar la deuda si se tienen varios saldos de tarjetas de crédito a la vez. Puede que necesite una estrategia de pago diferente para salir adelante.

¿Por qué las altas tasas de interés anual son un problema?

Alta tasa de interés

La APR representa el costo de usar el crédito. Una APR más alta significa costos más altos.

Con las tarjetas de crédito, las APR altas son particularmente problemática debido a los bajos requisitos de pago mínimo. Es posible que se le exija que pague entre el 2 y el 5% de su saldo cada mes. Sin embargo, al mismo tiempo, se aplica una APR del 20% a ese mismo saldo.

Como resultado, la mitad o incluso hasta dos tercios de cada pago que haga se destina a cubrir los cargos por intereses acumulados cada mes. La deuda real que debe disminuye muy lentamente. En algunos casos, cuando la APR es particularmente alta, puede parecer que no está haciendo ningún progreso.

Explore métodos que ayuden a minimizar la alta APR

Si no puede avanzar en la eliminación de su deuda, entonces necesita una estrategia de pago diferente. Estas ocho opciones se centran en la reducción de la APR aplicada a su deuda, para que pueda pagarla de manera más eficiente.

El primer método es el más fácil y directo. Simplemente contacta a cada acreedor para pedir una APR más baja en su cuenta. Una compañía de tarjetas de crédito puede acordar bajar su APR de forma temporal o permanente.

Factores que pueden influir positivamente en la decisión de un acreedor:

  • Su puntaje de crédito ha aumentado desde que abrió la cuenta por primera vez
  • Es un cliente leal que siempre paga sus cuentas a tiempo.
  • No se está acercando al límite de crédito de la cuenta

En algunos casos, el acreedor sólo puede aceptar una reducción temporal. Si es así, deberá ser más proactivo en el pago del saldo antes de que la tasa aumente de nuevo.

Otra estrategia que puede ayudar a minimizar los cargos por intereses es priorizar las deudas teniendo en cuenta las APR altas. Una deuda con una alta tasa de interés anual le cuesta más cada mes que pasa. Pagar primero los saldos con la APR más alta le ayudará a ahorrar dinero a largo plazo.

Usando esta estrategia de reducción de deuda, organice su presupuesto para eliminar cualquier gasto innecesario. Haga los pagos mínimos en todas sus tarjetas de crédito excepto en la que tiene la tasa de interés más alta. Luego dedique todo su dinero extra a hacer el pago más grande posible.

Una vez que paga la deuda más alta de APR, continúe con la siguiente.

Si su compañía de tarjeta de crédito no está dispuesta a reducir la APR aplicada a su cuenta, puede haber otra opción. Es posible que pueda establecer un plan de pagos. El acreedor generalmente requerirá que congelen su cuenta, para que no pueda hacer nuevos cargos.

A cambio, se comprometen a reducir significativamente la APR aplicada a su saldo. Entonces usted hace pagos mensuales que puede pagar. En la mayoría de los casos, una vez que el saldo esté completamente pagado, el acreedor cerrará la cuenta.

Esta puede ser una buena opción para una cuenta que se ha vuelto difícil de manejar porque está en el límite de crédito o cerca de él. Si una cuenta está tan sobrepasada que sería mejor cerrarla, considere la posibilidad de utilizar esta opción para pagar la deuda.

Las tarjetas de transferencia de saldos son cuentas especializadas diseñadas para consolidar los saldos de las tarjetas de crédito existentes. Estas tarjetas ofrecen una baja tasa de interés anual sobre los saldos transferidos de otras cuentas. También pueden ofrecer un período de 0% de APR durante 6-18 meses después de abrir la tarjeta por primera vez. Esto le permite pagar la deuda de tarjetas de crédito sin intereses.

Esta opción funciona bien para montos limitados de deuda, generalmente de $5,000 o menos. Necesitará un buen puntaje de crédito para calificar para el período de 0% APR más largo posible.

Si tiene varios saldos de tarjetas de crédito, así como otras deudas que pagar, puede considerar un préstamo de consolidación de deuda. Se trata de un préstamo personal no asegurado que se utiliza para pagar las tarjetas de crédito y otras deudas existentes.

Estos préstamos ofrecen una tasa de interés fija más baja, así como pagos mensuales fijos. Con una APR más baja, es posible que pueda salir de la deuda más rápido, incluso con un pago mensual total más bajo.

Esto normalmente requiere que usted tenga un puntaje de crédito bueno o excelente para calificar para la tasa de interés más baja posible.

Otra opción para aquellos con un fuerte perfil de crédito es una línea de crédito personal (LOC, por sus siglas en inglés). Esta es una línea de crédito renovable abierta que un banco o cooperativa de crédito le extiende.

Una LOC suele tener un tipo de interés variable, pero ese tipo es mucho más bajo que los tipos disponibles en las tarjetas de crédito. Usted puede usar los fondos de la LOC para pagar sus tarjetas y otras deudas.

Con una LOC, el pago mínimo usualmente sólo cubre los cargos de interés mensual acumulados en la porción del saldo que está en uso. Esto significa que puede disfrutar de pagos mensuales bajos.

Sin embargo, también significa que nunca podrá pagar la deuda. Si decide usar una LOC, asegúrese de comprometerse a pagar el saldo, aunque no esté obligado a hacerlo.

Los propietarios de viviendas con valor acumulado (equity) pueden acceder a una opción de financiación especializada conocida como Línea de Crédito sobre el Valor Acumulado de la Vivienda. El valor acumulado es el valor de tasación de una casa menos el saldo restante de la hipoteca.

Las HELOC pueden permitirle pedir prestado hasta el 80 por ciento del capital disponible. Dado que la línea de crédito está asegurada usando la casa como garantía, usted generalmente disfruta de una tasa de interés baja.

Puede utilizar los fondos para una variedad de propósitos, desde usar los fondos para renovaciones e inversiones en la casa hasta pagar las tarjetas de crédito y otras deudas. Sin embargo, una HELOC no debe ser usada solamente con el propósito de pagar las tarjetas de crédito.

El problema es que esto esencialmente convierte a la deuda no asegurada en asegurada. Si no puede mantenerse al día con los pagos de las tarjetas de crédito, podría enfrentarse a la colección. Si no puede mantenerse al día con los pagos de la HELOC, podría enfrentarse a una ejecución hipotecaria. Es simplemente un riesgo que no debería tomar.

Sin embargo, si las condiciones económicas son buenas y saca una HELOC para otros propósitos, no hay nada malo en usar algunos de los fondos restantes para pagar la deuda de tarjetas de crédito.

La última opción para reducir al mínimo la alta tasa de interés anual es establecer un plan de manejo de deuda a través de una organización de consejería de crédito. Usted trabaja con un consejero de crédito capacitado para encontrar un pago mensual que pueda hacer.

Luego, la organización se pone en contacto con sus acreedores. Ellos acuerdan aceptar los pagos a través de la organización de consejería de crédito, así como reducir o incluso eliminar la APR.

Los planes de manejo de deudas son una gran solución para cualquiera que esté abrumado por las deudas de tarjetas de crédito. No hay ningún requisito de puntaje de crédito para ser elegible, por lo que puede usar esta solución para reducir la APR incluso si tiene mal crédito.

También funcionan para grandes volúmenes de deuda, que muchas de las soluciones mencionadas anteriormente no pueden cubrir.

Encuentre la mejor solución para usted

Determinar cuál de estas ocho opciones es la correcta para usted dependerá de sus circunstancias. Debe tener en cuenta el monto de su deuda, su puntaje de crédito, su presupuesto y sus metas.

La mayoría de estas opciones no le impedirán intentar otra solución si no ve resultados positivos. Puede intentar llamar a sus acreedores primero y si eso no funciona, puede considerar una transferencia de saldos, un préstamo de consolidación de deuda o LOC. Si estas opciones no funcionan, es posible que pueda registrarse en un plan de manejo de deudas.

Sin embargo, no hay vuelta atrás de una HELOC. Una vez que convierta su deuda en asegurada, sus opciones de alivio pueden ser limitadas.

Para evitar perder tiempo y dinero en soluciones que pueden no ser exitosas, debe contactar a una organización de consejería e crédito. Un consejero de crédito capacitado lo ayudará a evaluar su situación financiera y a hacer recomendaciones sobre su mejor opción de alivio.

Una opinión profesional puede ayudar a garantizar que esté tomando las decisiones correctas para su crédito y que pueda lograr su objetivo de estar libre de deudas.

Hable con un consejero de crédito capacitado de forma gratuita para evaluar sus opciones.

¿Cuál es el monto total de sus deudas de tarjetas de crédito?

Proporcione algunos detalles sobre usted.