Skip to content

Cole no andaba a la caza de una tarjeta de crédito a los 18 años, pero consiguió una de todos modos, y luego otra, y finalmente se encontró profundamente endeudado. Un divorcio no hizo más que agravar el problema, y pronto Cole se vio consumido por el miedo y la preocupación por una deuda que lo estaba devorando. Aprenda cómo Cole logró la libertad financiera a través de la determinación feroz y un programa de manejo de deudas de Consolidated Credit.

Acumular deudas de tarjetas de crédito era demasiado fácil…

A los 18 años me dieron tarjetas de crédito que nunca pedí pero que no tuve problema en usar. Esto continuó cuando terminé mis estudios de enfermería práctica registrada (RPN, por sus siglas en inglés). Solicité y obtuve una tarjeta de crédito tras otra. Las utilicé pensando que «ya las pagaría más tarde». Me casé y seguí acumulando deudas. Mis padres nunca me enseñaron a ahorrar correctamente.

La dificultad del divorcio…

Más tarde, me divorcié [ENG] y tenía una deuda combinada de $24,000, sin incluir un auto que compré y que no podía pagar. Pasé los siguientes seis meses viviendo de cheque en cheque.

Preocupaciones sobre preocupaciones…

Me preocupaban constantemente los problemas futuros, como el pinchazo de una rueda de mi auto: ¿cómo iba a pagarlo? Intenté arreglar el problema por mi cuenta, pero me estaba engañando a mí mismo. Numerosos bancos me lo negaron. Eso nunca es bueno. Empecé a buscar en Internet una solución. Lo último que quería era ir a la bancarrota.

Entonces encontró Consolidated Credit…

El servicio al cliente era genial. Cada vez que tenía una pregunta o necesitaba una prórroga en un pago mensual, me ayudaron, sin hacer preguntas. Consolidated Credit fue genial, desde la primera vez que llamé para informarme sobre el programa hasta el último mes. ¡No me puedo quejar!

Se abrochó el cinturón y salió de la deuda…

Fueron cuatro largos años. Tenía dos trabajos y vivía austeramente, pero lo superé. Ahora tengo más tiempo para la familia. Más tiempo para los amigos. Más tiempo para mí, y no más preocupaciones crónicas por el dinero; y si se me pincha una rueda, tengo suficiente para una nueva. Puedo hacer pequeñas cosas como recoger a mi sobrino del colegio para mi hermano sin preocuparme de que tengo que estar en el trabajo a las 3 de la tarde. Es agradable no estar estresado todo el tiempo.

Financieramente apto para la vida…

NUNCA volveré a estar en la misma situación. No quiero volver a tener dos trabajos. Los consejeros me ayudaron a aprender que un «deseo» es diferente de una «necesidad». ¡No necesita lo último de lo último para disfrutar de la vida!

¿Cuál es el monto total de sus deudas de tarjetas de crédito?

Proporcione algunos detalles sobre usted.

Consolidated Credit Counseling Services of Canada Inc BBB accredited business profile
BBB RATING: A+