Skip to content

Empleando tácticas de alivio de la deuda para recuperar la estabilidad financiera

Los desafíos con la deuda de la tarjeta de crédito [ENG] de alta tasa de interés pueden fácilmente abrumar su presupuesto. A medida que sus saldos aumentan, también lo hacen sus requisitos de pago mínimo. El resultado es una situación en la que usted está viviendo de cheque en cheque y se ven obligados a confiar en las tarjetas de crédito para cubrir cada emergencia. Es una espiral descendente y es probable que necesite alguna forma de alivio de la deuda para recuperarse. Si cree que puede pagar a sus acreedores por sí mismo, una de las siguientes tácticas de alivio de la deuda que puede realizar por su cuenta, puede ser su mejor opción.

¿Qué es el alivio de la deuda?

El alivio de la deuda es un término general que se refiere a cualquier solución [ENG] que hace que sea más fácil para un prestatario salir de la deuda. Cuando no se puede salir de la deuda con los pagos mensuales tradicionales, se utiliza una opción de alivio de la deuda para que sea más fácil lograr su objetivo. Algunas opciones de alivio de la deuda son de tipo «hágalo usted mismo», mientras que otras requieren apoyo profesional. Éstas se conocen como servicios de alivio de la deuda.

Opciones de alivio de la deuda por cuenta propias

Con las opciones de alivio de la deuda «hágalo usted mismo», el objetivo es siempre el mismo. Usted quiere reducir la tasa de interés aplicada a su deuda para que sea más fácil pagarla. Las tarjetas de crédito son conocidas por tener una Tasa de Porcentaje Anual (APR, por sus siglas en inglés) elevada [ENG]. Esto, combinado con los bajos requisitos de pago mínimo, dificulta el pago de los saldos.

Al reducir el tipo de interés, puede centrarse en pagar el saldo principal (el saldo real que debe). Esto le permite saldar la deuda más rápidamente, aunque en muchos casos pueda pagar menos cada mes.

Negociación del tipo de interés

Con esta solución de alivio de la deuda que puede realizar por su cuenta, sólo tiene que llamar a cada uno de sus acreedores para negociar tipos de interés más bajos en sus tarjetas de crédito. Si ha sido un buen cliente durante mucho tiempo y su cuenta ha permanecido en buen estado, el acreedor puede estar dispuesto a ofrecerle un tipo de interés más bajo.

Los resultados de este método pueden variar. Algunos acreedores pueden estar dispuestos a negociar [ENG], mientras que otros no. Algunos sólo aceptarán bajar el tipo de interés temporalmente o le exigirán que congele y cierre la cuenta una vez que la haya liquidado.

Además, es poco probable que tenga éxito con esta opción si su cuenta es morosa o si ha dejado de pagar en el pasado.

Consolidación de la deuda

Un préstamo de consolidación de deudas [ENG] es un préstamo personal con un tipo de interés bajo que se obtiene y luego se utilizan los fondos para pagar otras deudas con un tipo de interés alto. Se trata de un préstamo personal no asegurado, por lo que necesitará un buen puntaje de crédito para poder optar al tipo de interés más bajo posible.

Línea de crédito

Es similar a un préstamo de consolidación de deudas, pero se trata de una línea de crédito abierta. En lugar de recibir una cantidad única de dinero en efectivo, usted puede optar a una línea de crédito abierta con su banco o cooperativa de crédito. Puede utilizar una parte o la totalidad de esa línea para pagar otras deudas con tipos de interés elevados. Esta opción también requiere un buen puntaje de crédito para poder optar a ella.

Refinanciación de la hipoteca

Si es propietario de una vivienda y dispone de patrimonio neto en su casa. Puede optar por refinanciar su hipoteca y sacar parte de ese capital. El patrimonio neto es el valor de la vivienda menos el saldo restante de la hipoteca. Por lo general, puede pedir prestado hasta el 80% del capital que tiene disponible.

Esta opción le permite obtener un tipo de interés más bajo porque es un préstamo asegurado. Su casa sirve de garantía. Tenga en cuenta que esto aumentará el saldo adeudado en su hipoteca, lo que significa que sus pagos mensuales también pueden aumentar. También tendrá que pagar tasas para refinanciar, incluida la obtención de una tasación para evaluar el valor actual de la vivienda.

Préstamo sobre el valor de la vivienda

Con la refinanciación, se sustituye la hipoteca existente por una nueva. Sin embargo, existen otras opciones de préstamo, como las líneas de crédito sobre el capital de la vivienda (HELOC, por sus siglas en inglés) y los préstamos sobre el capital de la vivienda [ENG], que suponen una «segunda hipoteca» sobre la vivienda. En otras palabras, se obtiene un gravamen adicional sobre la vivienda.

Estas opciones tienen una APR ligeramente superior a la de la refinanciación, aunque inferior a la de las opciones sin garantía. Sin embargo, esto puede aumentar considerablemente el riesgo de impago y de ejecución hipotecaria. Tenga mucho cuidado cuando utilice este tipo de opciones para pedir un préstamo sobre su vivienda, especialmente si se enfrenta a problemas financieros y vive de cheque en cheque.

Servicios de alivio de la deuda

Aunque la mayoría de la gente prefiere resolver los problemas financieros por sí misma, algunas situaciones requieren simplemente ayuda profesional. Los servicios de alivio de la deuda proporcionan este tipo de ayuda. Usted contrata a alguien para que trabaje o negocie con sus acreedores en su nombre.

Puede tratarse de una organización sin ánimo de lucro, como una agencia de consejería de crédito, una compañía privada, como una firma de liquidación de deudas, o un administrador de insolvencia autorizado, que le ayuda a organizar una propuesta de los consumidores o a declararse en bancarrota [ENG]. Las siguientes no son opciones de alivio de la deuda de tipo «hágalo usted mismo», aunque es posible que tenga que recurrir a alguna de ellas.

Consejería de crédito

Existen servicios de consejería de crédito sin ánimo de lucro para ayudar a los consumidores a establecer planes de pago asequibles con sus acreedores, también conocidos como planes de manejo de la deuda (PMD, por sus siglas en inglés). Los consejeros de crédito trabajan con las compañías de tarjetas de crédito para reducir o eliminar los intereses aplicados a sus saldos.

Usted sigue debiendo a sus acreedores originales, pero realiza un pago mensual a la organización de consejería. Ellos distribuyen el pago cada mes entre sus acreedores según lo acordado. Usted completa el reembolso en 60 pagos o menos. El plan se anotará en su reporte de crédito durante dos años a partir de la fecha de finalización del programa.

Pago ordenado de la deuda

OPD, por sus siglas en inglés, es un programa gubernamental que sólo está disponible en Alberta, Nueva Escocia, Saskatchewan y PEI. Esto también consolida su deuda en un solo pago mensual que usted establece a través de una agencia de OPD. El tipo de interés se fija en el 5%.

Este programa también devuelve todo lo que debe en 60 pagos o menos. Se anotará en su reporte de crédito durante tres años a partir de la fecha en que complete el programa.

Liquidación de deudas

La liquidación de deudas es un programa que usted establece a través de una empresa privada. La empresa recauda fondos para negociar acuerdos con sus acreedores en su nombre. Esto significa que usted sólo paga un porcentaje de cada cantidad que debe. Usted paga a la empresa de liquidación un porcentaje de cada deuda liquidada en concepto de honorarios.

Esta solución puede ser extremadamente dura para su crédito. Cualquier incumplimiento de pago se anotará en su historial crediticio y las cuentas se anotarán como liquidadas durante seis años a partir de la fecha de liquidación de los saldos. Además, los resultados pueden variar. Muchos acreedores no negociarán con una empresa privada de liquidación. En su lugar, esperarán que usted se dirija a un administrador de insolvencia autorizado (LIT, por sus siglas en inglés) para liquidar sus saldos.

Propuesta de los consumidores

Una propuesta de los consumidores [ENG] es como una liquidación de deudas, ya que sólo se devuelve una parte de lo que debe a cada acreedor. Sin embargo, esa parte es fijada por un administrador de insolvencia autorizado, que revisa sus finanzas para determinar lo que puede permitirse razonablemente pagar en cinco años.

Una vez que el administrador determina la cantidad que pagará, usted y sus acreedores aceptan el plan en un acuerdo legalmente vinculante. Esta opción de alivio se anotará en su reporte de crédito durante tres años a partir de la fecha en que complete la propuesta. Además, tenga en cuenta que las tasas pueden ser elevadas.

Bancarrota

Cuando el administrador de insolvencia autorizado revisa sus finanzas, puede dictaminar que usted es insolvente y debe declararse en bancarrota [ENG]. Ser insolvente significa que está tan sobrecargado de deudas que no puede permitirse razonablemente devolver lo que debe.

En este caso, el administrador tomará el control de sus bienes y se venderán todos los que no reúnan los requisitos para una exención en el lugar donde usted vive. Con el producto de la venta se pagará a los acreedores y se liquidarán los saldos restantes de la deuda.

La bancarrota permanece en su reporte de crédito [ENG] durante seis años a partir de la fecha de cancelación de sus saldos. También se convertirá en un registro público permanente. La bancarrota no se debe presentar a la ligera, pero en algunos casos, es simplemente el último recurso que tiene un consumidor para salir de una mala situación con la deuda

El alivio de la deuda que puede realizar por su cuenta, a veces parece ser un objetivo inalcanzable para aquellos que más necesitan ayuda. Si esta es una opción que está dispuesto a explorar, un miembro de nuestro equipo puede ser capaz de ayudarle a empezar. Hable con un consejero de crédito hoy mismo y empiece a reducir su deuda.

¿Está interesado en asumir su carga de deudas? Vea cómo puede ayudarle un consejero.

La información fue de ayuda?

¿Cuál es el monto total de sus deudas de tarjetas de crédito?

Proporcione algunos detalles sobre usted.