Skip to content

Qué hacer después de la bancarrota

Si ha leído algo sobre la bancarrota personal, sabrá que, aunque la bancarrota elimina sus deudas de consumo, también daña gravemente su crédito. Su bancarrota permanecerá en su reporte de crédito durante siete años, tiempo durante el cual usted es un riesgo crediticio si no hace nada para restablecer su solvencia.

Como riesgo crediticio, es poco probable que pueda obtener nuevos préstamos [ENG] y otras formas de crédito a los tipos de interés más competitivos. Para compensar las posibles pérdidas de las personas con mal crédito, la mayoría de los prestamistas cobran a las personas en bancarrota intereses increíblemente altos.

No puede evitar que un acreedor sepa que está en bancarrota mientras la bancarrota permanezca en su reporte de crédito. Sin embargo, puede tomar medidas para reconstruir su crédito que den a los acreedores motivos para estar más dispuestos a prestarle dinero antes de que su bancarrota desaparezca de su reporte crediticio.

Como ventaja adicional, estos pasos también le ayudarán a manejar su dinero mejor que antes de la bancarrota, lo que reducirá sus posibilidades de tener que declararse en bancarrota o buscar otra solución de la deuda, como una propuesta del consumidor.

Vivir con un presupuesto

La falta de presupuesto es una de las causas más comunes de bancarrota en Canadá. Vivir dentro de sus posibilidades es una necesidad si quiere evitar la trampa de la deuda de consumo y tener que buscar ayuda financiera una vez más.

Antes de que se le exima de la bancarrota, se le exigirá que tome dos clases de educación financiera que le enseñarán a elaborar un presupuesto que maneje sus gastos pero que le permita vivir cómodamente dentro de sus posibilidades. Asegúrese de prestar atención a cualquier tip de consejería de crédito que obtenga en estas sesiones.

Pague sus facturas a tiempo

Muchas empresas de servicios públicos y otras compañías informan de los retrasos en los pagos a las principales agencias de crédito, lo que perjudica su crédito. En cambio, pagar las facturas a tiempo es un factor positivo para su historial de crédito.

Obtenga una tarjeta de crédito asegurada

Después de que su bancarrota se haya resuelto, probablemente le resultará difícil obtener una tarjeta de crédito estándar que no esté asegurada por un activo, como el saldo de una cuenta de ahorros. Afortunadamente, la mayoría de los bancos están dispuestos a concederle una tarjeta de crédito asegurada aunque esté en bancarrota. Como su nombre indica, un activo de algún tipo respalda una tarjeta de crédito asegurada, y su límite de crédito suele estar vinculado al valor de ese activo.

Por ejemplo, puede depositar $500 en un banco y entonces el banco le emitirá una tarjeta de crédito asegurada con un límite de crédito de $500. Se les informa de esta tarjeta a las agencias de crédito, y como usted hace los pagos a tiempo, los acreedores verán que usted es responsable con su dinero, y estarán más inclinados a prestarle dinero.

Ahorre todo el dinero que pueda

Un buen programa de consejería en materia de créditos al consumo le animará a ahorrar un fondo de emergencia y a tener lo máximo posible en ahorros. Después de una bancarrota, tener un saldo suficiente en sus cuentas de ahorro es aún más importante porque no podrá pagar las reparaciones y otras necesidades a crédito hasta que restablezca su solvencia. Como ventaja, puede utilizar parte del dinero que ahorre para obtener una tarjeta de crédito asegurada o un préstamo personal.

Pida un pequeño préstamo del Plan Registrado de Ahorro para la Jubilación

Otra forma de restablecer su solvencia es devolver rápidamente un préstamo. Por supuesto, primero debe liquidar su bancarrota. Aunque no podrá optar a la mayoría de los préstamos, muchos bancos le permiten pedir dinero prestado para financiar un Plan Registrado de Ahorro para la Jubilación (RRSP, por sus siglas en inglés) mediante un préstamo RRSP. Para ello, primero tendrá que ahorrar $1,000 y depositarlos en un RRSP.

A continuación, puede solicitar un préstamo RRSP por $1,000 y depositar también esos fondos en su cuenta RRSP, para obtener un total de $2,000 de ahorro para la jubilación. Una aportación de ese tamaño generará un ahorro fiscal de varios cientos de dólares que podrá utilizar para pagar su préstamo RRSP. Esto es positivo para su reporte de crédito, y también le proporcionará unos ahorros para el futuro.

Evite la bancarrota

A fin de cuentas, es mejor evitar la bancarrota y la molestia de tener que reconstruir su crédito. Considere otras opciones de alivio de la deuda antes de recurrir a la bancarrota.

La información fue de ayuda?

¿Cuál es el monto total de sus deudas de tarjetas de crédito?

Proporcione algunos detalles sobre usted.